Skip to Content
Latino

Muchos menores migrantes han estado bajo custodia estadounidense durante semanas. Ahora la administración de Biden tiene que reunirlos con sus familias

(CNN) — Durante un mes, Meybelin ha vivido en un enorme centro de convenciones ubicado en el corazón de San Diego. Allí, junto con cientos de otros menores migrantes, espera día tras día a que la entreguen a un familiar en Estados Unidos, y con frecuencia llama a sus padres en El Salvador que están angustiados por la prolongada espera.

Meybelin, de 17 años, es uno de los más de 20.000 menores bajo la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHS) como resultado de un número récord de niños y adolescentes no acompañados que llegaron a la frontera sur de Estados Unidos este año. La administración de Biden se ha apresurado a ayudar a los recursos ya limitados del departamento y está utilizando una serie de ubicaciones novedosas, como centros de convenciones, para albergar a menores.

Si bien la administración ha avanzado en la transferencia rápida de menores fuera de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza similares a las cárceles, ahora enfrenta otro desafío abrumador: reunir a un número sin precedentes de niños con familiares o tutores en Estados Unidos.

Mira dentro de las instalaciones de detención de migrantes 1:19

En más del 80% de los casos, los niños que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México solos tienen un familiar en EE.UU., según el Departamento de Seguridad Nacional. Pero llevarlos a esos familiares es un proceso que toma tiempo y, a menudo, es arduo.

Los funcionarios han estado lidiando con la situación a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México y sus ramificaciones desde los primeros días de la administración, a medida que llegaba un número creciente de migrantes, en particular niños.

La administración enfrentó rápidas críticas de ambos partidos por su manejo de la frontera. Los republicanos aprovecharon las políticas de inmigración de Biden, argumentando que están alentando a los migrantes a viajar hacia el norte, mientras que los defensores de los inmigrantes criticaron a los funcionarios por seguir confiando en una política de la era Trump que permite la rápida expulsión de adultos solteros y familias que intentan cruzar ilegalmente la frontera sur de EE. UU.

El jueves, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, testifica ante el Comité de Seguridad Nacional del Senado sobre las acciones que se han tomado para abordar la afluencia de menores en la frontera entre Estados Unidos y México.

Las detenciones se estabilizaron, pero siguen los problemas

Por ahora, los arrestos en la frontera parecen haberse estabilizado, pero persisten los obstáculos. Los documentos federales obtenidos por CNN revelan una escasez en la cantidad de administradores de casos necesarios en seis instalaciones temporales, incluido el sitio de San Diego, para la cantidad de niños que actualmente están bajo su cuidado, así como la necesidad continua de más camas para los niños.

Para los niños, el proceso de reunificación puede ser vertiginoso. El caso de Meybelin, según el abogado de su familia, ha rebotado en diferentes administradores de casos, retrasando su liberación y generando preocupaciones entre su familia y su abogado, quienes dicen que sufre un trauma después de ser atacada en El Salvador.

George W. Bush aboga por consenso inmigratorio en EE.UU. 0:44

«Lo frustrante de este caso es que hay un hermano natural aquí, hay un abogado que sabe lo que están haciendo. Pero estamos dando vueltas. Podrías esperar algo así si llamas a Amazon por un paquete perdido, pero esto es un niño», dijo Kate Lincoln-Goldfinch, abogada de inmigración con sede en Texas, refiriéndose al hermano mayor de Meybelin.

Los padres de Meybelin, José y Mirna, pasaron aproximadamente tres semanas preocupándose por el paradero de su hija de 17 años que había huido de su país de origen, El Salvador, para viajar a Estados Unidos después de que, según dicen, fue atacada y la familia amenazada.

CNN solo usa sus nombres de pila por motivos de privacidad.

«Me dolió», le dijo José a CNN en Español, mientras rompía a llorar. «Mi hija es joven. No sé si la volveremos a ver».

José dijo que llamó a la línea directa de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados todos los días, durante todo el día, para tratar de localizar a su hija después de que cruzó la frontera entre Estados Unidos y México. «Llamamos todos los días. Dijeron que podíamos llamar las 24 horas», dijo.

Desde que Meybelin fue transferida al Centro de Convenciones de San Diego, han podido conectarse casi semanalmente, pero solo durante unos 10 minutos a la vez.

Así rescató la Patrulla Fronteriza a dos niños hondureños inmigrantes 1:58

¿Cuánto tarda un menor en reunirse con su familia?

El tiempo promedio que lleva reunir a un menor con un patrocinador es de unos 30 días, aunque los funcionarios están tratando de reducir el tiempo. El DHS está participando en un grupo de trabajo interinstitucional centrado en reunir a los niños con sus patrocinadores para identificar qué apoyo pueden prestar, dijo a CNN un alto funcionario de Seguridad Nacional.

Los patrocinadores, como los padres, parientes o tutores, deben presentar la documentación y someterse a una investigación de antecedentes. Mientras tanto, los administradores de casos recopilan los detalles de un menor y lo ayudan a reunirse con un patrocinador en  EE. UU. Pero en algunos casos, los niños pequeños pueden llegar con poca o ninguna información para identificarlos.

«[El proceso de reunificación] es extremadamente complicado y hubo otros niños con los que nos reunimos que no vinieron con ninguna información sobre sus familias. En esos casos, los administradores tienen que actuar como detectives», dijo Lindsay Toczylowski, abogada de inmigración con sede en Los Ángeles que ha estado trabajando principalmente con niños que se hospedan en el centro de convenciones de Long Beach.

Esta misma semana, un bebé encontrado a lo largo de la frontera entre Texas y México con otras cuatro niñas tenía un número de teléfono escrito con un marcador en su pañal.

Una vez que los niños se reencuentran con sus patrocinadores, todavía tienen que pasar por sus procedimientos de inmigración, que pueden llevar meses, si no años. Muchos buscan asilo en Estados Unidos. Pero, en última instancia, depende de un juez de inmigración decidir si un niño permanecerá en EE.UU. o será deportado a su país de origen.

Author Profile Photo

CNN Newsource

Skip to content