Skip to Content

¿Crees que el triptófano del pavo te da sueño? Piénsalo de nuevo

Alejandra Ramos Barreda

Nota del editor: Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente de los escritores. CNN presenta el trabajo de The Conversation, una colaboración entre periodistas y académicos para proporcionar análisis y comentarios de noticias. El contenido es producido únicamente por The Conversation.

(The Conversation) — Cada Día de Acción de Gracias, los mitos de los poderes casi mágicos del triptófano vuelven a surgir. Existe el mito del pavo y la somnolencia: comer mucha carne de pavo supuestamente hace que la gente se sienta cansada porque contiene un aminoácido llamado triptófano.

Esta molécula viaja al cerebro, donde se convierte en un neurotransmisor llamado serotonina, que a su vez se convierte en una hormona llamada melatonina. ¡Y listo! Llega la somnolencia.

Así celebran los astronautas el Día de Acción de Gracias en el espacio

Pero la ciencia  y el Internet están de acuerdo: no es el triptófano del pavo el culpable de la siesta posterior al banquete. Todas las fuentes de proteínas, e incluso las verduras, contienen algo de triptófano; el pavo no es nada especial en este sentido.

Por lo tanto, el mito de la somnolencia del pavo puede estar desapareciendo, pero otras leyendas sobre los efectos del triptófano en el cerebro se están afianzando. Algunas personas están considerando los suplementos de triptófano como un tratamiento poco convencional para la depresión. Otros sienten curiosidad por saber si comer alimentos con contenido alto o bajo de triptófano podría ser útil para influir en el estado de ánimo. Recientemente, algunos científicos incluso han propuesto que las bacterias intestinales están provocando cambios en las emociones al producir o descomponer el triptófano.

Esta conexión entre el triptófano y el estado de ánimo es un área de investigación en curso. Y aunque algunos están cautivados por el potencial del triptófano, no está claro si la emoción está justificada.

Por ejemplo, en el año 2000 los investigadores encontraron que cuando las personas comían una proteína aislada con un alto contenido de triptófano sentían menos estrés al resolver problemas matemáticos.

Sin embargo, los ensayos clínicos controlados con placebo, en general, no han mostrado mucha conexión. Algunos estudios han encontrado que los suplementos con triptófano puro proporcionaron poco o ningún beneficio para las personas con depresión. Algunos estudios incluso han analizado lo que sucede cuando se elimina el triptófano de la dieta de las personas, pero también encontraron poco o ningún efecto.

Dormir mal puede afectar tu forma de caminar, según estudio 1:09

Entonces, ¿qué explican estos resultados mixtos?

La serotonina en sí misma todavía encierra misterios

Además de en los estudios en humanos, la biología del triptófano ha sido bien estudiada en roedores. Investigaciones realizadas a principios de la década de 1970 mostraron que tomar suplementos de triptófano puede aumentar la serotonina, un neurotransmisor que históricamente se ha asociado con sentimientos de bienestar y felicidad.

Desde entonces, los científicos han aprendido muchos datos interesantes sobre la serotonina. Por ejemplo, hay 14 receptores separados para la serotonina y se encuentran en todo el cerebro.

Los investigadores han aprendido cómo afectar este sistema con medicamentos, pero no con mucha precisión. Por ejemplo, los medicamentos como los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina —mejor conocidos como ISRS— no se dirigen a los receptores individuales y no se limitan a regiones específicas del cerebro. En cambio, los ISRS —el más conocido es el Prozac— aumentan sin rodeos la serotonina en todas partes.

El entrenamiento del sueño en adultos previene la depresión, según un estudio

Esta no especificidad es la razón por la que, en mi opinión, es difícil creer que los ISRS funcionen en absoluto. Aquí hay una analogía: digamos que eres Jeff Bezos y deseas aumentar los ingresos de Amazon acelerando sus entregas. Así que decides aumentar la velocidad en todos los vehículos de reparto. A partir de ahora, cada camión aumentará su velocidad en un 5%. Puede ser una genialidad logística, o quizás, más probablemente, termine en el caos. Al igual que aumentar la serotonina en todo el cerebro, este enfoque directo podría no ser ideal.

Dejando de lado las analogías, si los ISRS afectan el estado de ánimo de las personas es una cuestión experimental, y algunas investigaciones han apoyado la idea de que estos medicamentos funcionan. Sin embargo, especialmente en los últimos tiempos, su eficacia ha sido objeto de un intenso escrutinio. Algunos análisis recientes citan 30 años de estudios y cuestionan el valor clínico de los ISRS, mientras que otros sostienen que estos medicamentos mejoran los síntomas de la depresión.

Es complicado y todavía hay algunos desacuerdos, pero la mayoría de los psiquiatras están de acuerdo en que los ISRS no son efectivos para todos. Estos medicamentos no son la panacea psiquiátrica.

Más ajuste químico para el estado de ánimo

A la luz de todo esto, a menudo me pregunto si los investigadores psiquiátricos necesitan 73 estudios que analicen si el agotamiento del triptófano tiene un impacto en el estado de ánimo.

Cuando se trata de comprender las conexiones entre las bacterias intestinales y el cerebro, o el mayor desafío de comprender y tratar las enfermedades mentales, ¿deberían los investigadores realmente seguir pensando en el triptófano?

Parece cierto que, al igual que los ISRS, aumentar el triptófano tiene un gran impacto en la serotonina. Definitivamente es posible que aumentar la serotonina pueda influir en el estado de ánimo y, por lo tanto, aumentar el triptófano podría hacer lo mismo. Pero también es posible que manipular algo tan complicado como la emoción humana requiera un poco más de matices.

Número de personas de todo el mundo que declararon sufrir ansiedad y depresión aumentó en más de una cuarta parte durante la pandemia de covid-19

La investigación psiquiátrica se ha alejado durante mucho tiempo de la idea de que tu cerebro es una bolsa de sustancias químicas; los neurocientíficos modernos piden un poco más de especificidad. Desde esta perspectiva, soy escéptico ante la idea de que el triptófano es el remedio para la depresión que la psiquiatría necesita. La investigación experimental no solo ha encontrado resultados bastante débiles, sino que la teoría en sí no es muy convincente.

Despertarse tarde podría relacionarse con la depresión 1:01

La serotonina, aparentemente llena de posibilidades psiquiátricas, ha fascinado durante mucho tiempo a los investigadores psiquiátricos. Pero lo que parece haber demostrado el último medio siglo es que la neurociencia de las emociones humanas no es simple. Para promover cambios duraderos en la salud mental, los científicos pueden necesitar un poco más de reverencia por los complejos seres emocionales que somos todos.

Así que no, una gran cena de pavo, tan llena de deliciosos triptófanos como podría ser, probablemente no será el impulsor neuroquímico de tu estado de ánimo en Acción de Gracias.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Author Profile Photo

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content