Skip to Content
Latino

La pandemia cambió nuestros hábitos alimenticios y de consumo (no siempre para bien)

KEYT

(CNN) — El covid-19 afectó a nuestras vidas de muchas maneras, incluida la forma de comer y comprar. Los cambios no siempre fueron para mejor, según una serie de informes presentados este lunes en la reunión anual de la Sociedad Americana de Nutrición.

Aumento de consumo de comida «chatarra»

Un análisis realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) reveló que algunos de nosotros aumentamos el consumo de botanas y postres poco saludables, como papas fritas, galletas y helados, al tiempo que tomamos más bebidas azucaradas, como café y tés azucarados, refrescos normales, bebidas de frutas y bebidas deportivas o energéticas.

Más de un tercio (36%) de los casi 4.000 estadounidenses encuestados en junio de 2020 declararon que a veces consumían más botanas y postres poco saludables que antes de la pandemia, mientras que el 22% dijo que a veces bebía bebidas azucaradas.

Sin embargo, el 16% dijo que comía bocadillos y dulces a menudo o siempre, mientras que el 10% dijo lo mismo de las bebidas azucaradas.

Las personas que declararon consumir más alimentos y bebidas poco saludables eran más propensas a identificarse como hispanas o negras y a ser menores de 65 años, obesas, mujeres y con niveles de ingresos y educación más bajos.

La misma encuesta también preguntaba por la disponibilidad y seguridad de los alimentos. Casi 6 de cada 10 personas, predominantemente adultos de bajos ingresos, desempleados, negros o hispanos, dijeron estar preocupados por no poder obtener alimentos en las tiendas cercanas o les preocupaba poder contagiarse de covid-19 a través de los alimentos. Los científicos descartaron rápidamente los primeros temores de que el covid-19 pudiera propagarse a través de los envases de los alimentos.

Estos resultados «ponen de relieve la importancia de las estrategias y las comunicaciones que reducen los temores y evitan comportamientos negativos no deseados», como el acaparamiento de alimentos y las compras de pánico, dijo la nutrióloga Brianna Dumas, becaria del Programa de Participación en la Investigación de los CDC, en un resumen.

Además, los funcionarios de salud pública deberían hacer hincapié en «la concienciación de los consumidores sobre las opciones de acceso a los alimentos durante las emergencias, incluyendo la promoción de los programas de la red de seguridad contra el hambre, especialmente entre los grupos afectados de manera desproporcionada», dijo Dumas.

Descenso de los alimentos saludables

Otro estudio analizó las dietas de más de 2.000 estadounidenses antes y durante la pandemia y descubrió un descenso en el consumo de alimentos saludables, incluyendo verduras y cereales integrales, durante el último año.

«Esta disminución fue la más pronunciada entre las mujeres, los participantes negros y latinos del estudio, y los participantes que ganaron al menos 2,2 kilos o más desde 2018», dijo Caroline Um, becaria posdoctoral de la Sociedad Americana del Cáncer, en un comunicado.

Um planea hacer un seguimiento de los participantes del estudio para entender cómo podrían seguir cambiando sus dietas. Otros estudios investigarán qué factores, como la salud mental o los factores de estrés financieros, podrían estar involucrados en el cambio de las conductas alimentarias.

Aumento de peso en menores

Casi el 30% de los 433 padres encuestados por los investigadores de la Universidad de la Commonwealth de Virginia afirmaron que sus hijos habían aumentado un promedio de 4,3 kilos entre mayo y septiembre de 2020.

Los padres de menores de entre 5 y 18 años fueron encuestados antes de la pandemia y de nuevo en mayo y septiembre de 2020 sobre su preocupación por el peso de sus hijos.

La alimentación de mala calidad amenaza la seguridad nacional de Estados Unidos, según expertos

Las familias que dijeron que su hijo había aumentado de peso durante ese periodo de tiempo estaban preocupadas por esa tendencia e intentaron controlar y restringir los hábitos alimenticios de sus hijos tanto en mayo como en septiembre. Sin embargo, en las familias en las que los niños no ganaron peso, los padres se preocuparon inicialmente y controlaron la ingesta de alimentos de sus hijos en mayo, pero dejaron de hacerlo en septiembre.

Se necesitan investigaciones adicionales para analizar y enfocar los «diferentes factores conductuales, sociales, ambientales y psicosociales» que podrían contribuir al aumento de peso entre los niños y los adolescentes, escribió Melanie Bean, profesora asociada de pediatría y codirectora del Centro de Estilos de Vida Saludables del Hospital Infantil de Richmond en la Universidad de Virginia Commonwealth, en un resumen.

Bromas sobre el peso

Otro estudio presentado en la conferencia analizó el impacto en los menores cuando los miembros de la familia se burlaban de ellos o hacían otros comentarios críticos sobre su peso. Investigadores de la Universidad de Tufts descubrieron que la exposición a comentarios negativos de la familia sobre el peso «al menos 3 veces al mes se asociaba significativamente con niveles de moderados a altos de internalización de prejuicios sobre el peso», según el estudio.

Investigaciones anteriores han demostrado que cuando los menores y adultos experimentan el estigma del peso y lo interiorizan, eso mismo puede predecir el aumento de peso.

«Una percepción común es que un poco de vergüenza o estigma podría motivar a la gente a perder peso, pero eso no es lo que vemos en la investigación», dijo Rebecca Puhl, subdirectora del Centro Rudd de Política Alimentaria y Obesidad de la Universidad de Connecticut, en una entrevista anterior a CNN.

Cómo combatir el aumento de peso durante la pandemia (más allá de la dieta y el ejercicio)

«De hecho, cuando las personas experimentan el estigma del peso, esto contribuye realmente a comportamientos alimenticios poco saludables, menor actividad física y aumento de peso», dijo Puhl. «Nuestros estudios demuestran que cuando los padres cambian la conversación hacia comportamientos saludables, eso tiende a ser mucho más efectivo».

«La atención no se centra en el número de la báscula, sino en que toda la familia coma frutas y verduras, sustituya los refrescos por agua y realice actividad física a diario», añade.

Compra de alimentos en línea

Un estudio realizado en los primeros días de la pandemia, marzo y abril de 2020, descubrió que un tercio de los casi 18.000 hogares encuestados dijeron que hacían la compra de alimentos por internet y, de ellos, el 60% dijo que pensaba seguir haciéndolo después de que pasara la pandemia.

¿Sus principales razones? Más del 80% dijo que era para «evitar los gérmenes públicos y el covid-19», mientras que el 44% quería «aprovechar la comodidad», según Shu Wen Ng, profesor asociado del Departamento de Nutrición de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

Precios de los alimentos aumentaron en el mundo y estas son las causas

Precios más altos de los alimentos en zonas con mayores restricciones

Investigadores de la Escuela Friedman de Ciencia y Política de la Nutrición de la Universidad de Tufts analizaron los precios al por menor de los alimentos y otros bienes de consumo en 133 condados de Estados Unidos y los compararon con los niveles de restricciones de covid-19 impuestas por los gobiernos locales.

Los resultados mostraron que un mayor nivel de restricciones gubernamentales durante la pandemia se asoció con precios más altos de los alimentos, pero no afectó al coste de otros bienes de consumo

Author Profile Photo

CNN Newsource

Skip to content